jueves, 7 de noviembre de 2013

Citas: Finis Terrae (El Hombre Circunstancial)

Las circunstancias de la vida te vienen dadas, como las cartas. Muchas veces estas circunstancias nos llevan hacia un puerto que no siempre se encontraba en nuestros planes. Navegamos a expensas de las corrientes del destino y buscamos, en nuestra lucha, el tesoro de la felicidad.

No es que el mar sea falso: el mar es noble; el río, traicionero; el mar devuelve a sus muertos; el río los entierra. A veces pagan justos por pecadores, y ese día el mar se olvidó que mi padre era de los justos.


Sentí como el llanto atlántico me derrumbaba por dentro, de la misma manera que las aguas de torrente derrumbaban las paredes de tierra que se encuentra a su paso. Se me caían los órganos, me vaciaban el cuerpo, y un trago de cristales rotos me desgarraba el aliento. La angustia que yo sentía era amplia como el océano en sus profundidades abisales.


La vida duele, por eso es vida; la vida es imperfecta, por eso es vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario