lunes, 7 de abril de 2014

Citas: Si crees en mí, te sorprenderé, de Anna Vives

El mundo no tendría sentido si no pudiéramos amarnos los unos a los otros, y sería muy triste que sólo pudiéramos hacer lo de vez en cuando. 
Cada vez que creemos que algo es imposible, levantamos una alta montaña delante de nosotros. Pero cuando nos ponemos en camino, la cima ya no se percibe tan alta ni el sendero tan empinado. Al pisar la cumbre, nos reímos el miedo que sentíamos antes de empezar.
Todos tenemos algún Himalaya que subir.
Sin miedo, todo se vuelve posible.

Si la felicidad y el corazón humano son una puerta sin pomo y solo se abre hacia dentro, en lugar de empujarla y aporrearla, debemos encontrar la forma de mirar en nuestro interior.

Para cualquier persona de este mundo, lo que ayer no pudo ser hoy puede hacerse realidad.

Ayudar nos da felicidad porque hace que nos sintamos útiles. Y no hay nada más bello que saber que eres útil para alguien. Ese es un buen motivo para sonreír cuando te levantas de la cama.

En la oscuridad de mi cuarto, sentía que una luz pequeña pero poderosa se encendía en mi interior. La luz de la fe.

Los pequeños problemas hay que convertirlos en rápidas soluciones.

Todas las cosas que nos pasan merecen nuestra gratitud: las buenas porque nos dan felicidad, las malas porque nos dan lecciones.

Hemos venido al mundo para caminar juntos; sumando capacidades podemos hacer realidad muchos más sueños.

Es muy importante eliminar primero las barreras que hemos instalado en nuestra mente antes de enfrentarnos a obstáculos externos. Si quieres, puedes. Rodéate de un buen equipo y de su confianza: el éxito está asegurado.


1 comentario:

  1. Uy que de citas!!, no tengo el libro pero no pinta nada mal

    ResponderEliminar